Una lluvia a orillas del Llanquihue.

Puerto Varas es una ciudad linda-linda. Su plaza, sus casas, sus árboles, todo te recuerda que estás en el sur de Chile. Representa, fielmente, un reflejo estético de “toda la magia del sur“, como dice una conocida marca de lácteos chilenos cuyo nombre no mencionaremos, porque a esta humilde servidora no le pagan por publicidad.

Una perla a orillas del tranquilo lago Llanquihue, Puerto Varas es una ciudad para descansar, para perder el sentido del tiempo, disfrutar y relajarse.

Y eso, Puerto Varas lo sabe.

Continúa leyendo Una lluvia a orillas del Llanquihue.

Anuncios

La Joya Magallánica.

Para mí Punta Arenas, aquella ciudad que por poco y no se cae del mapa, es un lugar con el que me conecto. Desde siempre me ha llamado y, por eso, mi meta es ser siempre capaz de volver. A disfrutar de su gente, de sus lugares y de la sensación de asombro que me produce esta ciudad al borde del Estrecho de Magallanes.

Continúa leyendo La Joya Magallánica.

Isla Grande de Tierra del Fuego.

No existirán nunca las palabras suficientes que puedan describir cabalmente a este lugar que simplemente es y, quizás, leyendo mi aventura por estas tierras logren entender por qué no hay nombres poéticos, ni descripciones teatrales para introducirla.

¿Un spoiler? No es necesario. Su nombre ya lo dice todo.

Continúa leyendo Isla Grande de Tierra del Fuego.

Puerto Natales Express.

La región de Magallanes siempre ha tenido un lugar especial en mi corazón. Me gusta porque sus nombres y lugares son melancólicos, nostálgicos incluso. Llevan su historia de esfuerzo, de sangre y de obstinación en sus letras. Encuentro poético que Puerto Natales se encuentre en el fiordo de Última Esperanza, tiene ese feeling de finalidad, pero de finalidad para bien, para volver a empezar.

Continúa leyendo Puerto Natales Express.

Galería Pacífico.

img_9543_copia
Galería Pacífico. Santiago Centro

Intentando poner en práctica los conocimientos del Taller de Fotografía.

Aquí disminuí la velocidad de obturación para que aparecieran los típicos “fantasmitas”, se me pasó un poco la mano.  Todo es cosa de práctica.

Descubrí un mundo en las famosas galerías, pasajes y paseos del centro de Santiago. Así que me estaré dedicando a este mundillo por algún tiempo. Y necesito un trípode…