Una miradita a: La Paz, Bolivia

Para ser la primera ciudad que visité en mi periplo de tres semanas, lo primero que vi de ella fue un desorden desconocido para alguien que viene del típico entramado de tablero de damas impuesto por los españoles en la época colonial. Podría resumir a esta ciudad en una sola palabra: estridente. Y no en colores, si no en actitud.

Les presento a la capital más alta del mundo, ubicada a 3.600 msnm, en pleno altiplano, donde el cielo se siente tan cerca como para tocarlo con los dedos, donde se cumple que llega más rápido a destino el que camina más lento y la ciudad que yo llamé, cariñosamente, la ciudad color ladrillo. Señoras y señores, esto es La Paz.

IMG_7105_copia
Me encontré un día a un sindicato celebrando su aniversario. Todos engalanados bailando 🙂

Cuando pones un pie en la ciudad lo primero que sientes es ruido, mucha gente y muchos autos en las calles. Las bocinas, los motores, los gritos y la música (andina o cumbia…o una mezcla de los dos). Es caos, pero es un caos algo entrañable, porque te hace sentir en una ciudad viva, con personalidad.

IMG_7086_copia
Iglesia San Francisco. En su altar mayor existen unos espejos originales de más de 500 años.

Al salir a recorrer las calles me costó un poco ubicarme, porque no tenía mi natural indicador de puntos cardinales (la Cordillera de los Andes), y con el tráfico y la cantidad de gente me sentí un poco abrumada, pero a medida que fueron pasando los días, comencé a aventurarme más. Lamentablemente no logré llegar a los teleféricos, pero sí logré llegar al Mercado de las Brujas y a la Iglesia San Francisco, que estaban cerca de mi hostal (Loki Hostel). Y sin perderme, que es un gran merito cuando todo lo que tienes es un mapa con puntos de referencia porque la mayoría de las calle no tiene nombre. Gracias, Dios, por haberme concedido el don de la memoria visual.

Sobre la Iglesia San Francisco, además de decirles que su fachada tiene muchos elementos de la iconografía indígena que son muy dignos de buscar, puedo contarles que en su altar mayor hay unos espejos antiquísimos con los que los españoles engañaron a los indígenas para convertirlos al catolicismo. Cuando se veían en ellos, los españoles les contaban que su alma había quedado atrapada dentro del espejo y que la única manera de recuperarla era yendo a misa.

IMG_7091_copia
Amuletos. 

La verdad es que el Mercado de las Brujas es algo que hay que vivir, por la historia que tiene y por las cosas que ves ahí. Una podría ser incrédula y decir que está todo arreglado para el turista, pero cuando ves que una persona común y corriente se acerca a una ayatiri (así se les llama a las “brujas”), porque quiere que le resulte un negocio, o porque quiere bendecir su casa…eso no es pauteado, es parte de la cultura del lugar. Y me encanta. Eso sí, pasa lo que pasa en todos los países andinos que tienen acceso a la lana de alpaca, lo que compras ahí lo encuentras también en Perú y, en algunos casos, hasta lo encuentras más barato. Es difícil encontrar algo original y hecho absolutamente a mano.

Una tarde hice un walking tour por La Paz donde, además del Mercado de las Brujas, también recorrimos Plaza Murillo, que viene a ser la plaza principal y, alrededor de ella, se encuentran el Palacio Quemado, la Catedral y el edificio de los congresistas. Y lo más interesante de este lugar es el reloj al revés (!)

IMG_7113_copia
Nos cuenta una fuente que cuando los paceños llegan tarde a un sitio, le echan la culpa a este reloj 🙂

La historia cuenta que de un día para otro apareció ese reloj, con los números al revés, porque en el hemisferio sur al leer la hora en un reloj de sol, como lo hacían los antiguos aymará, el tiempo corre a “contrarreloj”. Así que a modo de homenaje se construyó ese reloj. Sin embargo, el reloj simplemente apareció en el edificio del congreso, sin previo aviso, y la gente no entendía qué estaba pasando. Los canales de televisión entrevistaron a los parlamentarios, que no tenían idea qué estaba pasando e inventaron la historia más conocida de ese reloj, que era una manifestación  que representaba el cambio político de la región en contra del capitalismo de los Estados Unidos. Después salió una fuente oficial de gobierno a explicar que era una manera de conservar el patrimonio cultural andino de la región, pero la historia anterior quedó en la mente de las personas.

IMG_7114_copia
Vista parcial de la Catedral.

También es interesante la anécdota de la Catedral de La Paz. Esta Catedral, al parecer, tenía ciertos problemas de construcción o de localización y se ha derrumbado (parcial o totalmente) a lo largo de la historia de Bolivia. La última reconstrucción avanzaba a paso tortuga cuando escucharon que el Papa Juan Pablo II visitaría el país, se lanzaron frenéticamente a terminar la reconstrucción de la Catedral para recibir al Papa… ¿y qué creen que pasó? No, no se derrumbó. El Papa apenas estuvo un par de minutos en la Catedral, cuando los bolivianos esperaban aunque fuera una misa en el lugar. Para celebrar la visita del Papa a la Catedral, los bolivianos pusieron una placa con un irónico texto sobre la corta visita. El año pasado, el Papa Francisco visitó el país y dicen que se rió mucho al leer la placa y al enterarse de la historia tras ella y que visitó por más de dos horas el lugar y hasta ofició una misa. Está claro quién es el favorito de los bolivianos 🙂

¿Sabían ustedes que La Paz fue una ciudad segregada durante mucho tiempo? Existían sectores de la ciudad, como los del centro cercanos a Plaza Murillo, que eran exclusivos para españoles y criollos. A estos lugares no podían entrar los indígenas, excepto cuando mataron públicamente a Murillo, uno de los próceres de la independencia boliviana. Una amenaza muy sutil del tipo “te rebelas y te ahorco”.

Lo más entretenido de todo es que Latinoamérica tiene una historia muy parecida. En el tour iba una argentina y con nuestro guía boliviano nos pusimos a conversar de que no solo nos unen nuestras raíces como ex-colonias españolas, si no que todo lo que vino más adelante es casi igual en todos los países: gobiernos abusivos, anarquías, guerras civiles, dictadores, lo que quieran lo encontrarán.

IMG_7128_copia
La calle paranormal: Calle Jaen.

Pasamos por calle Jaen, que es un lugar que se dice no ha cambiado desde el siglo XVI, pues sus casas y fachadas se conservan igual. Además, esta calle es famosa por las historias de sucesos paranormales que suceden con frecuencia ahí. Por supuesto, yo no vi ni sentí nada, pero para quienes gustan de ese tipo de experiencias un bed & breakfast abrió hace poco, por si quieren alguna experiencia paranormal =)

IMG_7119_copia
Como todo lugar que se precie. Ciudades vacías en día domingo.

En general, La Paz es una ciudad más reconocida por lo que hay en los alrededores que por la ciudad en sí misma, pero si le dan tiempo a la ciudad de mostrarse, les aseguro que no les faltarán museos, edificios e iglesias que visitar.

Es una ciudad de mucha historia y donde la mezcla de culturas entre lo colonial-hispano y lo indígena es muy llamativa, pues les da una identidad única en el mundo. Es una ciudad ideal para ambientarse y aprender de la gente, de sus costumbres, así que puedo decir que fue una excelente puerta de entrada a este nuevo mundo que fui a recorrer, en este viaje increíble que comencé…y que aún no termina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s